LO QUE ME TOCA LOS TONOS

         Hay que reconocer que muchas veces el tono de un mensaje cambia su significado. En eso hay auténticos maestros. No es lo mismo decir “¡ven aquí!” con tonito enamorado, ya que irás corriendo a recibir tu necesaria dosis de caricias, que escucharlo en el tono que te decía tu madre cuando eras pequeño. Sabías que una “caricia” no te iba a caer. Es más, muchas veces es más importante el tono que el contenido. Puedes pillarte un cabreo y soltar una arenga de improperios que no se entiende, que a todos les quedará bastante clarito lo que querías decir.

         Yo, me considero mejor guionista que director de cine. Creo que se me da bien contar historias. Me especialicé en los relatos cuando terminé mis estudios de realización audiovisual y he seguido investigando en ello toda la vida. Y, de verdad, que en una de las cosas que más me fijo en las películas es en los diálogos y, sobre todo, en el tono en que se dicen las palabras. Por eso los valoro por encima de muchas cosas. Un mal dialoguista puede destrozar una buena película. Hacer esto durante años me ha agudizado el oído en la vida real y, cuando escucho a la gente, analizo los mensajes y los tonos en los que me dicen las cosas.

         Un mensaje lanzado sin tonos es peligroso, porque en ese caso será el receptor el que le dará el que mejor le venga en gana. El ejemplo claro son los mensajes de wasap. Uno escribe algo sin intenciones de molestar y la persona que lo lee se pilla el berrinche del siglo. Normal. Nosotros le llamamos “malinterpretaciones” pero no es así exactamente. Mi consejo: no discutan nunca por mensajes de wasap, porque las cosas se sacarán de la casilla correspondiente con suma facilidad. Mejor una llamadita, y todo aclarado.

         Se descubren muchas cosas cuando sabes interpretar los tonos de los interlocutores que te hablan. Por eso, esta etapa que estamos sufriendo tan “pandémica”, me desmoraliza. Veo a gente empleando tonos de confrontación y me deprime. Se está generando demasiado odio en la calle. Si, he dicho bien, “generando”. Hay intereses en que la sociedad, que bastante mal lo está pasando, parezca que lo pasa peor. 

         Veo el parlamento español, y el de muchos países amigos, en los que se están perdiendo las formas y el respeto que debe ser referencia de todo un país. Hace apenas cinco años, oías los debates en las cámaras de representantes y, con sus más y sus menos, intentaban argumentar los mensajes que querían lanzar a sus electores desde la tribuna. ¿Ahora? Insulto gratuito. Ese no es el camino. Hemos pasado del “habría que hacer esto” al “ustedes son unos inútiles”, con la consiguiente respuesta “y ustedes, más”. Las estrategias ya no son proponer, ahora son desprestigiarse unos a otros. Triste. Y ni quiero hablar del “miente, que algo queda” que da para otro artículo entero.

         Está claro que la crisis nos trajo el descontento y, éste, como siempre en la historia, nos llevó a la radicalización de ideas. Ahora tenemos nuevas propuestas políticas menos centristas y emergen fuertemente los fundamentalismos de izquierdas y de derechas. Siempre diré que cuantas más opciones haya en una sociedad, más plural será. Eso beneficia a todos. Pero los tonos que está adquiriendo esto no nos benefician, ni a nosotros ni a ellos. Porque, que se sepa, cada vez hay más gente que devalúa a la clase política con total merecimiento en muchos de los casos.

         Yo admiro a las personas que siempre hablan en el tono exacto para que el mensaje sea óptimo. Me divierten. Gente así quiero a mi lado, aunque a veces digan cosas que no coinciden con mi forma “autopolítica” de pensar. Espero que me hayan entendido bien, porque he intentado emplear el tono adecuado para ello. 

         CONSEJITO para las parejas. Nunca discutan hasta que no hayan logrado sosegarse para conciliar el tono de diálogo y no el de disputa. Se arreglan muchas cosas, se lo aseguro.

Luis Alberto Serrano
@luisalserrano

PUBLICADO EN:
30-11-2020 – Norte Gran Canaria [LEER]
1-12-2020 – Kiosco Insular [LEER]
1-12-2020 – Digital Faro Canarias [LEER]
1-12-2020 – Noticanarias [LEER]
1-12-2020 – Biosfera Digital [LEER]
1-12-2020 – El Periódico de Canarias [LEER]
1-12-2020 – El Sur Digital [LEER]
1-12-2020 – Infonorte Digital [LEER]
1-12-2020 – Diario de Gran Canaria [LEER]
1-12-2020 – Gomera Verde [LEER]
1-12-2020 – Ver Gran Canaria [LEER]
2-12-2020 – Canarias Noticias [LEER]
2-12-2020 – Maspalomas News [LEER]
2-12-2020 – Maspalomas Ahora [LEER]
3-12-2020 – El Seis Doble [LEER]
3-12-2020 – El Digital Sur [LEER]
3-12-2020 – Dictamen BC (México) [LEER]

Agradecimientos:
Fernando Malaxeverría, Ángel Pérez, Sebastián Martín, Sandra Regalado, Javier Romero, Jesús Quesada, Hámlet Alcántara y Editorial Edhalca.

Minientrevista a Ángel Gustavo Cabrera (Pintor)

Publicada en el nº 9 (noviembre 2020) en la Revista Tamasma Cultural en la sección “Hablando de amigos…”

Con Ángel Gustavo Cabrera en su estudio

            De Ángel Gustavo puedo decir que me encantan las tertulias a las que me invitan a su hogar por dos razones: porque se come mucho más que bien y porque me da la oportunidad de reunirme con artistas consagrados de la cultura canaria con los que “escuchar” es un placer y un aprendizaje. Pintor que roza todos los estilos, inquieto y culto, hijo de la escritora Josefina Mujica y un placer para la vista entrar en esa casa.

Sigue leyendo

“Máscaras, falsedades y redes sociales” – Patricia Margua

      Patricia Pérez Rivero. Es Técnica en Educación Infantil, ya que una de sus vocaciones son los pequeños, por todo lo que nos enseñan y aportan. Una de sus grandes pasiones es escribir. Desde niña comenzó con sus diarios secretos y con el tiempo llegando a colaborar con artículos de opinión para varios medios. Dando paso a su primer libro publicado con 27 años, “LA LUZ NACE DE LA OSCURIDAD”.
Una obra en la que ella basa su forma de vida y pensar sobre la inclusión y valores humanos que ella defiende en cada artículo o acción social.

Patricia Margua Rivero publicó este artículo “Máscaras, falsedades y redes sociales” en el que tuve el honor y la confianza de hacer las fotografías.

Seguir a Patricia Margua:

Sigue leyendo

Entrevista a Carlos Teja (Músico)

Publicada en el nº 7 (octubre 2020) en la Revista Tamasma Cultura en la sección “Hablando de amigos…”

Con Carlos Teja en Ciudad de México

            Dije que esta sección la iba a dedicar a amigos míos que son relevantes en la cultura canaria. ¿Y entonces que hace un músico chilango, que vive en Ciudad de México? Pues porque, para mí y como yo, canario es todo el que lleva a Canarias en el corazón y la defiende. Este año estuve con Carlos Teja, echándonos unos mezcalitos frente al Casino Español. Hablamos de rock y de sus recuerdos en las islas. De verdad digo, con los ojitos cuajados. Yo, lo admiraba antes de conocerlo, así que, me siento pleno al entrevistarlo.

L.A.S.: Naciste Ciudad de México, pero tus comienzos fueron en Tijuana, en la banda de tu padre Carlos Teja Rosales. ¿Qué recuerdos tienes de aquella época?
C.T.: Fueron comienzos duros (pero entrañables). Estamos hablando de 1973 y en esos tiempos Tijuana era el salvaje oeste. Literal!

Sigue leyendo

Mi relato “El burlón”, seleccionado V Certamen de Relatos La Esfera Cultural

Mi Relato Corto “El burlón” fue seleccionado en la antología EL CLUB DE LOS RELATORES, como participante del V Certamen de Relato Corto de La Esfera Cultural.

EL BURLÓN

El interrogatorio policial parecía rutinario. El detenido había cometido un delito leve, pero con trágicas consecuencias. Se presentó en una boda para anunciar que era el amante del novio que se iba a casar, y todo acabó en tragedia. Tras la bofetada de la novia, al casamentero, que ya estaba entrado en edad, le dio un infarto que acabó con sus huesos en el hospital, y todos rezando para que no muriera. Y el reo rezaba más que nadie, obviamente.

Sigue leyendo

LA MOVIDA: LO QUE ESPAÑA LE DEBE A LA CULTURA

         

         Reconozco que yo me quedé en el 73 con Bowie y T-Rex, como dice Alaska en la canción. Por edad, disfrute “la movida” en el mejor de mis momentos, cuando me estaba haciendo un hombre. Que soy como soy, tengo claro que influyeron mucho, esos aires de libertad. O como muchos dicen, ese “libertinaje”. Y tuve suerte, porque me tocó vivirla lo suficientemente joven para que no me devorara como a tantos que cayeron en la droga y el descontrol.

Sigue leyendo