Mi relato “Un pinchacito y listo” para el colectivo Perdone que no me calle.

Mi relato “Un pinchacito y listo” se publicó en el Facebook del colectivo PERDONE QUE NO ME CALLE para conmemorar el 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer.

Se lo dedico a todas las sanitarias que han aprendido a sonreír con los ojos.

Pueden leer el relato aquí:
https://www.facebook.com/Perdonequenomecalle/posts/2738452283131890

Sigue leyendo

Mi relato “Becerro de oro en anillo de plata” en la Revista ENTRAÑAS

Mi relato “Becerro de oro en anillo de plata” se publicó en el nº 2 de la revista ENTRAÑAS. Es el primer relato que me publican (y que escribo) en el género de terror. Me apetecía mucho explorar ese campo.

Gracias a Abel Bri y a Libros a bocajarro por hacerlo posible.

Pueden leer la revista aquí:
https://books.google.es/books/about/Entrañas_2_Revista_de_terror_y_misterio.html?id=gtYcEAAAQBAJ

Sigue leyendo

Mi relato “Las tres ballestas” en la Revista ACTE VIRTUAL

Mi relato “Las tres ballestas” sirve de colaboración en el nº 16 de la Revista ACTE VIRTUAL de la Asociación Canaria de Escritores:








La puedes descargar entera aquí:
https://issuu.com/cuadernosbirmagen/docs/revista_acte_virtual_n__16

LAS TRES BALLESTAS

            Su final se acercaba y el emperador tenía que elegir un sucesor a su trono. Organizó un torneo de puntería para decidir al heredero de la corona real. Aunque él, habiéndolos criado y aleccionado en todo lo que había podido, sabía cual sería el resultado. Usando su educada ironía, dispuso unas dianas para un concurso en el que ganaría el que más veces diera en el blanco. Como sus tres hijos eran expertos arqueros y acertarían siempre, pidió a sus esbirros que trucaran las ballestas e inclinaran medio grado el punto de mira. Sabio era el rey y sabias sus decisiones.

Sigue leyendo

Publicado, en la Revista Contraluz, mi Relato Corto “El nuevo trabajo”

    Gracias a la Revista Contraluz por la publicación de este relato inédito.

    Pueden leerlo aquí:
    https://revista-contraluz.es/2020/12/07/el-nuevo-trabajo/

EL nuevo TRABAJO

        Cogió la tarjeta y la miró. Pasó buen rato dudando si llamar, o no, a ese teléfono que sabía que cambiaría su vida irremediablemente. “Acepto el trabajo”, contestó ella tímidamente. Aunque estaba desraizada desde que se quedó viuda, trasladarse de localidad era todo un desastre emocional para ella. Pero no tenía otra oferta más satisfactoria. Es más, no tenía otra oferta. Era trabajo y llevaba tanto tiempo viviendo de unos ahorros que ya casi estaban desapareciendo hasta el punto de haber perdido la fe en encontrar cualquier empleo decente.

Sigue leyendo

Mi microrrelato “Condenado de por vida”, colabora con “Perdona que no me calle”



    Con este Microrrelato “Condenado de por vida” colaboro con el proyecto PERDONE QUE NO ME CALLE con el objetivo de luchar en contra de la violencia machista que se deciden a contar historias para que se más fácil detectar el maltrato y la violencia, tanto anticiparse a la física como para ser conscientes de la psicológica.


Sigue leyendo

Mi relato “El burlón”, seleccionado V Certamen de Relatos La Esfera Cultural

Mi Relato Corto “El burlón” fue seleccionado en la antología EL CLUB DE LOS RELATORES, como participante del V Certamen de Relato Corto de La Esfera Cultural.

EL BURLÓN

El interrogatorio policial parecía rutinario. El detenido había cometido un delito leve, pero con trágicas consecuencias. Se presentó en una boda para anunciar que era el amante del novio que se iba a casar, y todo acabó en tragedia. Tras la bofetada de la novia, al casamentero, que ya estaba entrado en edad, le dio un infarto que acabó con sus huesos en el hospital, y todos rezando para que no muriera. Y el reo rezaba más que nadie, obviamente.

Sigue leyendo

Mi relato “Los pozos de agua” en “Buenos Relatos”

buenosrelatos.com publica mi Relato “Los pozos de agua”, primera entrega de la saga “Candy, agente ocasional”. Aquí lo pueden leer:
https://buenosrelatos.com/2020/09/19/los-pozos-de-agua

Buenos Relatos

LUIS ALBERTO SERRANO

Candy daba vueltas en la cama. No sabía si era por el calor, por el hambre o por no saber cómo pagar la factura de la luz al día siguiente. Lo poco que tenía en el monedero lo había empleado en comprar un litro de leche y unas galletas, para que pudiera cenar Ricardo, su pequeño hijo.

Por la mañana lo llevó al colegio, convencida de que la señorita Alba le llevaría algo de desayuno. Ellas habían compartido años de estudios y entrenamientos de natación. Estaba agradecida de que, en estos malos momentos que atravesaba, la ayudara en la medida de sus posibilidades sin hacer preguntas.

De camino de vuelta a casa pasó por la oficina de empleo a leer el tablón de anuncios. No llego ni a caminar dos esquinas, cuando un coche paró a su lado. De dentro se oyó una tenue voz que le…

Ver la entrada original 4.613 palabras más