CRÍTICA OSCARS 2023: «ALMAS EN PENA DE INISHERIN»

ALMAS EN PENA DE INISHERIN

Director: Martin McDonagh
Guion: Martin McDonagh
Intérpretes: Colin FarrellBrendan GleesonKerry CondonBarry KeoghanPat Shortt.

Sinopsis:
Ambientada en una isla remota frente a la costa oeste de Irlanda, ‘Almas en pena de Inisherin’ cuenta la historia de dos amigos de toda la vida, Pádraic y Colm, quienes se encuentran en un callejón sin salida cuando Colm pone fin a su amistad de un modo abrupto. Un Pádraic atónito, ayudado por su hermana Siobhán y por Dominic (un joven con problemas), se esfuerza por reconstruir la relación, negándose a aceptar las negativas de su amigo de siempre. Cuando Colm le plantea a Pádraic un ultimátum desesperado, los acontecimientos se precipitan y provocan consecuencias traumáticas.

MI CRÍTICA:

              Me encantó. Es del tipo de películas que me gustaría dirigir. Por un lado, es entretenida pese a lo lenta y calmada que es la narración, obviamente reflejando lo tediosa que era la vida en Inisherin, una pequeñísima aldea en una isla remota, en la que el tiempo pasa cadencioso para los pocos habitantes que convierten sus amistades en círculos familiares. Ahí radica el detonante de esta historia. A Colm le llega a aburrir tanto su amigo Pádraic que decide cortar por lo sano: que no le hable más. Como detonante, brillante y creíble hasta el punto que todos, creo, hemos tenido tentaciones de hacer eso alguna vez con algún amigo. Yo sí.

              Pero, como buen amigo, Pádraic intentará reconducir la amistad. Y aquí es donde empiezan los puntos de giro en el que la terquedad, la tozudez y los egos le juegan malas pasadas a los personajes. Siempre digo que todas las virtudes, cuando son desmedidas, se convierten en defectos. Ser fiel a los juramentos que hace uno mismo, a veces nos convierten en prisioneros de ellos mismos. Pero hay que saber encontrar las situaciones en las que nos hemos equivocado. Cuando lo haces, pero tienes que ser fiel a tu palabra, lo que venga después te puede perjudicar más de lo que lo haría el pedir disculpas. Y de eso va esta película, de egos y egoísmos.

              Al más puro estilo de mis proyectos, los que quieran entretenerse, lo harán; pero para los que quieran desarrollar el intelecto, hay mensajes y moralejas escondidas. La película está muy bien construida, con unos actores que están inmensos, intuyo por una genial dirección y construcción de sus personalidades desde el guion. Y si quieren disfrutarla, véanla descifrando los mensajes subliminales ocultos, porque éstos, están. Ante todo, esta peli es una película antibelicista. Aunque no sólo es un alegato contra todo tipo de guerras, lo es; también, contra todo tipo de conflictos: laborales, conyugales, políticos, etc. No podemos llevar nuestra tozudez a extremos en los que generaremos sufrimiento en los demás o en nosotros mismos. El mensaje final es que todo se arregla hablando. Y yo soy de los que piensa que todas las guerras de este mundo, menos las que se desarrollan por avaricia económica (que esas el único diálogo que admiten es: “dame lo tuyo para mí”), se solucionan con palabras. En esta película el enfrentamiento es tan ridículo por ambas partes que te das cuenta que era de las peores soluciones de todas: la del enfrentamiento.

              Nominada a 9 Oscars, no destaca en ninguno. Pero me alegran todos. Ojo, porque la mejor Banda Sonora Original puede ser la sorpresa de la noche. Los actores impecables. Me encanta lo creíble de Colin Farrell haciendo de tontito; Brendan Gleeson está esplendoroso aunque no sé porque está nominado al mejor actor secundario cuando es tan protagonista como el que más; el contrapunto perfecto de Kelly Cordon, con la que el director ya trabajó en “Tres anuncios en las afueras” (Martin McDonagh, 2017) que tanto me encantó y el joven Barry Keoghan al que hay que seguir porque les aseguro que va a ser una de las grandes estrellas de esta década (si no se echa a perder como otros). No veo ganador a ninguno, pero el que todos lo estén habla del trabajo del director Martin McDonagh. De hecho, voy a buscar más películas de él. Me encanta el cinismo de sus personajes. Reales como la vida misma.

              Séptima crítica que hago de las películas nominadas al Óscar y sigo sin ver un nivelazo. Eso sí, les digo que esta es la que más me ha gustado de todas si atiendo al estilo de cine que me gusta a mí y que no tiene por qué coincidir con el de los demás.

9 NOMINACIONES:
Mejor Película
Mejor Director (Martin McDonagh)
Mejor Guion Original (Martin McDonagh)
Mejor Actor (Colin Farrell)
Mejor Actriz Secundaria (Kerry Condon)
Mejor Actor Secundario (Brendan Gleeson)
Mejor Actor Secundario (Barry Keoghan)
Mejor Banda Sonora Original (Carter Burwell)
Mejor Montaje (Mikkel E.G. Nielsen)


LEER LAS DEMÁS CRÍTICAS DE LAS 10 NOMINADAS AL ÓSCAR 2023

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s